martes, 20 de mayo de 2014

jueves, 17 de abril de 2014

Sevilla; Martes Santo

Cada momento de mi vida se que lleva un aprendizaje y desde hace tiempo estoy pendiente de lo que el instante me trae
. Hoy Martes Santo, de esta bendita Semana Santa sevillana, llena de emociones, sensaciones, olores y vivencias he sentido un momento perfecto en el que se ha conectado el mundo de las formas con ese espíritu que habita nuestro cuerpo.
,Ha sido cuando frente a mí, parado el Cristo de los estudiantes después de salir de la catedral ha subido su cruz muy despacito, muy poquito a poco, como diciéndome; ves, así despacito tu vas andando el camino hacia tu verdadero ser, sin prisas saboreando y sintiendo el vivir viviendo sabiendo que en cada paso te acercas y descubres cada vez mas ese Cristo interior lleno de amor, que te hace ver la belleza en cada nota de una marcha, en cada mecía de una virgen, cada paso de una chicota. Te hace tener los sentidos despiertos para ver el sentimiento en la gente que te rodea, el disfrute de lo que les gusta y el amor que ponen en ello.
Así doy las gracias por el amor que sé que soy, que cada instante esta mas presente poniendo ante mis ojos la belleza que a su vez, me hace sentirlo más intensamente.
Gracias, gracias y gracias.


sábado, 15 de marzo de 2014

Experiencias

Como guerreros que somos necesitamos batallas que librar y ellas consisten en abrir paso a la luz a través de nuestra propia oscuridad. No luchamos sino con nosotros mismos y nuestra arma mas poderosa es el amor que pasito a paso vamos recordando que somos.
Hemos elegido el camino hacia nuestra esencia, ir sabiendo quien somos y porque estamos aquí. Cada experiencia ya sea buena o mala nos lleva a un aprendisaje que a su vez nos va a permitir crear nuestra propia realidad, en nuestro avance dejamos velas encendidas para alumbrar a los que caminan detrás de nosotros.
Cuando nos servimos de nuestras experiencias y las contamos a los demás lo hacemos para demostrarles que podemos vencer el miedo y todos sus derivados, que podemos despertar a ese ser infinito que somos y llenar a nuestro precioso planeta de la luz que todos tenemos.Al hablar de lo que vamos consiguiendo ponemos en nuestras palabras la llave de la puerta que se abre a nuevas percepciones, donde las cosas cambian cuando tu las miras con ojos nuevos, donde las personas no son  solo un  momento de su tiempo, donde el verdadero poder de transformación esta en las pequeñas cosas del día a día, en ese instante tan sutil que es el verdadero milagro de la vida
.Agradezco a todas las personas que contando sus experiencias han servido de guia en mi propio caminar. El universo ha puesto a muchas de ellas en mi camino para que mis dudas se fueran resolviendo y hacerme ver que mis muchas o pocas batallas ganadas y todas las que han de venir irán encendiendo preciosas y luminosas velas para alumbrar a aquel o aquella que sepa verlas.Caminar siempre hacia adelante es fundamental pero hay que tener en cuenta que somos el fruto de lo vivido, cada segundo de nuestra vida, cada situación crea una experiencia buena o mala que nos hace ser como hoy somos, pero no hay que mirar atrás solo hay que dar gracias por las enseñanzas recibidas y despedirnos con amor de aquello que ya paso y que nos hizo llegar hasta aquí porque este aqui y ahora es el momento perfecto que tenemos que sentir y disfrutar.

Vanadis






domingo, 9 de febrero de 2014

Hablando del apego

Trabajar el apego puede resultar  unos días mas fácil y otros un suplicio pues  parece que nos pegan con pegamento invisible a nuestras  cosas o a las personas que tenemos al  lado, sin embargo esos días coinciden con momentos en que el amor por nosotros mismos parece estar de descanso y escondido en algún lugar recóndito de nuestro corazón . Esos días el sufrimiento es mayor porque sentimos que no somos nada si no tenemos a lo que aferrarnos, ya sean cosas materiales o personas y sufrimos cuando se nos rompe o se va el motivo de lo que creemos que nos hace feliz, incluso nos sentimos culpables por no haberlo podido retener a nuestro lado.
Pensamos que mientras mas personas o cosas tengamos cerca mejor estaremos, pero nos pasamos la vida queriendo cambiarlas para verlas a nuestra manera.
No entendemos lo que significa amar, esperamos siempre ser correspondidos en la misma medida, porque lo que nosotros damos nos tiene que ser devuelto.Incluso el amor a nuestros hijos que se dice que es el amor mas grande que existe lo condicionamos al comportamiento y las expectativas que tenemos de ellos y nos sentimos burlados y frustrados si no son como pensamos que debieran.
Sin embargo amar no significa ser correspondido, no es ser amado.
 Amar es dar sin pedir nada a cambio consintiendo las diferencias y aceptando a cada cual tal como es.
Nuestros hijos no son apéndices que salen de nuestro cuerpo, son almas que han decidido estar a nuestro lado para aprender y que aprendamos juntos así que no podemos pedirles que se comporten a nuestra imagen y semejanza  o con el ideal de persona que nosotros queramos que sean.Igual
 pasa con nuestras parejas y demás relaciones, la mayoría de las veces los conflictos vienen de no aceptar a las personas tal cual son.
Por todo esto es fundamental aprender a querernos a nosotros mismos, aceptarnos con nuestros defectos y virtudes, comprender que todo eso es lo que conforma nuestro carácter y nos hace ser  lo que somos. Así aprenderemos a aceptar a los demás.
 Un manzano no puede dar peras, ni un ciruelo manzanas pero todos tienen sus raíces bien plantadas en la tierra y se alimentan con la misma agua y el mismo sol.
Aceptarnos cada uno tal cual somos con nuestras distintas maneras de ser y apreciando nuestras diferencias es vernos unidos en espíritu, saber que somos parte de un todo y que cada cual tiene un tiempo y un aprendisage
Todos estamos haciendo un viaje y vamos en el mismo tren, pero cada uno tiene previsto bajarse en una estación diferente, unos antes y otros después somos tantos y el tren tiene tantos vagones que solo coincidimos con las que van en nuestro mismo vagón, ellas son las personas mas cercanas. disfrutemos cada instante de ese camino, viendo el paisaje y compartiendo en armonía con nuestros compañeros  haciendo de nuestras diferencias un complemento que nos enriquece, amándolos tanto que formen parte de nosotros. Así cuando tengan que irse sabremos que están en nuestro corazón como nosotros estaremos en el suyo, puede que echemos de meno su contacto pero su esencia es nuestra misma esencia  y si pensamos en ellos con amor podemos sentir la alegría de su presencia en nuestro corazón,
Vanadis